Categorías
Sin categoría

Los artículos bien escritos pueden ayudarle…

Lo has oído una y otra vez: si quieres dar a conocer tu nombre o empresa como imprenta en zaragoza, escribe artículos y permite que se reproduzcan libremente (con un recuadro de recursos que te remita a ti, por supuesto). En gran medida, esto es cierto. Los artículos bien escritos pueden

– ayudarle a construir su perfil de experto

– atraer tráfico a su sitio web, y

– ayudarle a crear una base de datos de clientes potenciales a través de cursos electrónicos asociados o un boletín informativo.

Hasta aquí probablemente no has escuchado nada que no supieras ya. Lo que probablemente le cueste a USTED es el proceso de escribir realmente el artículo. Seguro que puedes idear el contenido, pero ¿cómo atraes realmente a los lectores? ¿Cómo mantener su atención hasta el final? Y lo más importante, ¿cómo hacer que quieran volver a por más?

Supongamos que entiendes lo básico de la construcción y edición de un artículo (tiene un principio, un medio y un final y sabes cómo revisar la gramática y la ortografía). La mayoría de nosotros puede arreglárselas. Pero si no te conformas con “dar a conocer algo”, si quieres GANAR lectores, tienes que empezar a pensar en lo que ellos quieren saber, en lugar de lo que tú quieres contarles.

Ponga a sus lectores en primer lugar, siempre. Dales lo que quieren y harán cola para leer cualquier cosa que produzcas. Si les das algo insípido (o, peor aún, descaradamente autocomplaciente), pasarán por delante de ti tan rápido que estarás dando vueltas en el borrador.

Los siguientes cuatro pasos le proporcionarán un plan para escribir artículos que cautiven a sus lectores, sea cual sea el tema.

== 1. 1. Averigüe qué quieren realmente sus lectores ==

A veces sabrás lo que quieren porque eres un experto en la materia y entiendes los problemas. Si no conoces bien el tema, tendrás que investigar más. Busca foros sobre tu tema y fíjate en lo que discute la gente. ¿Cuáles son los problemas que hay que resolver? ¿Puedes aportar una respuesta? (“Si les duele la cabeza, dales una aspirina”).

== 2. Comience con un elemento que llame la atención ==

Dedique tiempo a trabajar en su apertura. Intenta evitar preguntas trilladas como “¿Te has preguntado alguna vez por qué a tanta gente le cuesta perder peso?”. En primer lugar, es aburrido. En segundo lugar, no se dirige a la persona que lee el artículo: ¿qué les importan las dificultades que tiene “mucha gente” para perder peso? Sólo se preocupan por SU problema de peso.

Intenta crear un párrafo inicial que transmita al lector esa cálida sensación de “¡Eh, esto es sobre mí!” de inmediato. Mejor aún; intente generar un subidón de emoción: “Esta podría ser la respuesta que he estado buscando…”

Ejemplo: “Los gurús de las dietas hacen que todo parezca tan fácil: para perder peso, todo lo que tienes que hacer es gastar más energía de la que ingieres. ¿Eh? Si fuera así de sencillo, las tiendas “Big People” se quedarían sin negocio en un santiamén. Por suerte, para los que estamos cansados de las dietas, los gimnasios y las aburridas reuniones de grupo, hay una forma de volver a lo básico para abordar este tema. Una forma que no te costará una fortuna ni te dejará con sensación de privación”.

== 3. Escribe mientras hablas… Luego edita ==

El ejemplo de apertura anterior también ilustra la importancia del tono que utilizas en tu artículo. Por supuesto, necesitas “carne” en cada artículo para que merezca la pena leerlo, pero asegúrate de que no sea indigesto.

Es mejor que escriba su artículo con un estilo natural y relajado, parecido al de una conversación normal. No importa si el primer borrador es demasiado informal: puedes arreglarlo cuando lo edites. Naturalmente, no querrás irritar a tus lectores con un estilo demasiado desenfadado, pero demasiado formal es peor. Los lectores pueden querer datos, consejos y estrategias, pero también esperan entretenerse. Deje que su personalidad brille.

== 4. Termina con un punto álgido ==

¿Cuál es uno de los mayores problemas de la mayoría de los artículos? Que se desvanecen. Los escritores a menudo no saben cómo terminar con una nota optimista. O bien se paran en seco o se les ocurre un final trillado como: “¿A qué esperas? Empieza hoy mismo”.

El principio y el final de su artículo son las dos partes que causan mayor impresión. Empieza creando una sensación de anticipación… y déjales satisfechos (o entusiasmados) cuando termines.

Si ofreces consejos para ayudarles a resolver un problema (como la obesidad), da a tus lectores una razón para sentirse optimistas y buenos con ellos. No hagas promesas precipitadas… pero ofrece esperanza. Si está dando consejos sobre marketing o negocios, resuma los beneficios de poner en práctica sus consejos. También puede experimentar con el uso de una cita concisa/humorística, o dar a los lectores una acción específica para que empiecen. Sea creativo y no se precipite.

Un último consejo: crea una hoja de trucos para la redacción de artículos. Divídela en principios/intermedios/fines y añade más estrategias útiles a medida que se te ocurran. (Por ejemplo, utilizando los consejos de este artículo, podrías escribir: FINES – termina con un punto álgido, ofrece esperanza, utiliza una cita divertida, sugiere una acción para empezar).

Si lo haces, conseguirás que todos los artículos que publiques sean de interés para los lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.